Importancia de las normas en casa
Importancia de las normas en casa
Beneficios del Deporte para tu Salud Mental
Beneficios del Deporte para tu Salud Mental
Importancia de las normas en casa
Importancia de las normas en casa
Beneficios del Deporte para tu Salud Mental
Beneficios del Deporte para tu Salud Mental
Muéstramelo todo

Terapia perinatal: apoyo emocional durante el embarazo

Terapia perinatal apoyo emocional durante el embarazo

Beneficios de la terapia perinatal durante el embarazo

El embarazo es una etapa muy intensa de la vida a todos los niveles.

No solo se encuentra rodeado por cambios, nivel de apariencia física, sino que a estos les acompañan desniveles hormonales, miedos nuevos, cambios de roles y del reparto de las tareas, emoción por aumentar la familia, y la relación con la pareja (en caso de haberla) que puede verse afectada, tanto para bien como para mal, durante el proceso.

Todos estos cambios se unen para crear una experiencia única y que puede tener un impacto especial en la madre, que muchas veces se ve desbordada por todas estas emociones.

Aunque esta situación se suele dar más comúnmente con el primer hijo, todos los embarazos son únicos y cada uno conlleva una experiencia emocional completamente diferente, por ello, habrá madres que se puedan beneficiar de apoyo psicológico la primera vez, o todas las veces, dependiendo de sus necesidades.

Al apoyo psicológico durante esta etapa se le llama psicología perinatal, que hace referencia a la rama de la psicología que estudia e interviene sobre los procesos emocionales, cognitivos y comportamentales que van ligados tanto al embarazo como a los primeros meses de maternidad.

Esta rama se desarrolló para acompañar en el proceso de cambio, incluso si la persona no está desarrollando ninguna patología y no se generan contratiempos en el desarrollo del bebé.

Por otro lado, muchas veces el psicólogo acompaña en otras facetas de este mismo proceso, como aportando información sobre parentalidad, dando apoyo a la relación de pareja o la persona dentro de la pareja que no está embarazada, o trabajando con quienes han sufrido un aborto no deseado o sufren problemas de fertilidad que afectan a su capacidad para crear una familia.

En cualquier caso, el trabajo del psicólogo perinatal es acompañar en el proceso de embarazo y crianza y los problemas que se puedan derivar, de manera personalizada, a cada paciente.

Hay algunos beneficios asociados a la terapia perinatal que son muy específicos y por los cuales recomendamos a las personas embarazadas y las futuras familias que le den una oportunidad a este tipo de terapia.

Estos beneficios son:

Asesoramiento: el psicólogo ofrece su asesoramiento con distintos aspectos del embarazo, desde el parto y las características de este hasta los primeros meses de maternidad.

Existen muchas futuras familias que carecen de personas que les puedan acompañar y aconsejar en este momento tan crucial, y, por tanto, se pueden beneficiar de este tipo de terapia. Algunos ejemplos de áreas en las que se puede necesitar asesoramiento tras el parto son los tiempos de descanso, los conflictos de pareja que puedan surgir, tipos de crianza, estimulación cognitiva para el bebé, reparto de tareas en el hogar, equilibrio entre trabajo y familia, etc…

Dar importancia al autocuidado: mientras que la gran mayoría de la atención va dirigida hacia el bebé durante embarazo y parto, los psicólogos perinatales ayudan a la madre a mantener su concepción de individuo y autoestima durante el proceso. En muchas ocasiones no somos conscientes de la presión que se pone sobre los hombros de las madres para entregarse totalmente a la crianza, abandonando tanto su realización laboral como relaciones sociales, actividades de ocio, e incluso su autocuidado.

El psicólogo o psicóloga no solo orienta en técnicas de cuidado y mantenimiento de la salud mental de la madre, sino que además ayuda a organizar el tiempo y las rutinas para que estas técnicas se puedan llevar a cabo de forma realista.

Gestión de miedos: durante este proceso, especialmente en madres primerizas o en aquellas con problemas para concebir, pueden surgir muchos miedos relacionados con el parto y la crianza. Es ahí donde interviene el psicólogo, apoyando a la madre desde un espacio seguro, libre de culpabilidad o dudas.

Los miedos se afrontan de manera sana, preparando a la futura familia para la nueva etapa de su vida.

Autoconocimiento: especialmente durante el embarazo del primer hijo, las madres se ponen en contacto con nuevas facetas de su persona que desconocían o que nunca habían tenido la posibilidad de explorar, en este caso, es de gran ayuda que un psicólogo pueda guiar ese autoconocimiento, evitando que aparezcan métodos de regulación emocional poco sanos o incluso dañinos, como los atracones, o que este cambio se refleje de forma negativa en la relación de pareja.

Culpabilidad: los roles clásicos de género ponen muchísima presión durante la mujer en el proceso de embarazo y crianza, y todas estas expectativas e ideas poco realistas acaban provocando sensaciones de culpabilidad en las mujeres que sienten que no pueden cumplir con tantas exigencias.

En muchos casos hará falta que un apoyo externo, como puede ser el psicólogo, recuerde que el autocuidado, las relaciones interpersonales, el descanso y el ocio son partes intrínsecas de la persona, sea esta una madre o no, y que en todo caso las merecemos.

Además, es importante dejar de lado las dudas que nos causan no ser “perfectas madres”, ya que no existe tal cosa como la perfección, y mucho menos durante la crianza.

Posibles trastornos: por último, la desregulación emocional de la madre durante el embarazo puede suponer un efecto dominó que despierte trastornos psicológicos tanto durante la gestación como después del parto.

En estos casos es importante la presencia de un experto en salud mental, en este caso el psicólogo perinatal, que pueda empezar a trabajar pronto con los signos del trastorno y que trabaje en la normalización de encontrarse mal.

El malestar es normal y se puede superar con ayuda, de hecho, es algo que experimenta un gran número de mujeres.

Para finalizar, queremos recalcar que aunque muchas personas sufren estos de complicaciones tanto físicas como psicológicas durante el embarazo y la crianza, podemos buscar ayuda para facilitar la situación.

No es necesario salir de esta situación sola, ni enfrentarse a la maternidad sin ayuda para ser considerada una buena madre.

Lo mejor que podemos hacer es apoyarnos en nuestros seres queridos o buscar ayuda externa en caso de necesitarlo, para poder ofrecer a nuestro bebé una relación cálida y sana, que al final resulta ser lo más importante.

Descubre cómo la terapia perinatal puede brindar apoyo emocional durante el embarazo, ayudando a gestionar miedos, asesorar en la crianza y promover el autocuidado. ¡Contáctanos en Granada Psicólogos para obtener ayuda profesional!

    Laura Hernández Pulido

    Psicóloga Sanitaria Colegiada AO05973, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

    Cristóbal Rozúa Lucena

    Psicólogo Sanitario Colegiado AO03430, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, jurídica, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

958 22 24 22
958 22 24 22
×