como superar la fobia a los examenes
Cómo Superar la Ansiedad en los Exámenes
amaxofobia
Amaxofobia: Miedo a Conducir y sus Tratamientos
como superar la fobia a los examenes
Cómo Superar la Ansiedad en los Exámenes
amaxofobia
Amaxofobia: Miedo a Conducir y sus Tratamientos
Muéstramelo todo

Síndrome del Impostor: Detecta y Supéralo

sindrome del impostor

¿Qué es el Síndrome del Impostor?

El síndrome del impostor es un patrón de comportamiento (en su mayoría de pensamientos) que se caracteriza por las dudas que nos surgen respecto a nuestras verdaderas habilidades, miedo al fracaso y bajas expectativas sobre nuestro propio rendimiento.

En general, se trata de una duda constante sobre si somos realmente válidos, capaces o merecedores de lo que nos ocurre, y que tiende a empañar los logros de quien lo sufre.

Las siguientes son algunas de las frases que pueden surgir en nuestro diálogo interno cuando sufrimos este síndrome del impostor:

  • No soy tan bueno como los demás se creen, les he convencido sin querer para que piensen que soy una buena persona pero no lo soy
  • Solo estoy recibiendo este reconocimiento porque tuve suerte/me ayudaron, nunca lo habría logrado yo solo.
  • No tengo suficiente capacidad como para sacar partido a esta oportunidad, así que dejaré que la tome alguien que sí pueda aprovecharla. 
  • No me merezco estos halagos, mejor intento poner el foco en otra persona del grupo que se lo merezca más

Otros síntomas que podemos apreciar en personas que sufren este síndrome son: baja autoestima, temor constante a que los demás descubran que son un fraude, baja confianza y seguridad, desesperanza, y la constante idea de que los éxitos conseguidos no son merecidos, sino que siempre se dan por algún hecho externo como que hayamos recibido ayuda o que en ese momento tuviéramos buena suerte.

Todos estos pensamientos van a afectar cada vez más a nuestra autoimagen, complicando mucho la relación que tenemos con nosotros mismos, pero también con los demás, ya que nos presentaremos como inseguros y sin confianza en nosotros mismos o nuestras capacidades.

Debemos entender que estos pensamientos pueden surgir a veces en distintas situaciones y no pasa nada, todos tenemos días malos y pequeñas inseguridades. El problema surge cuando nos convertimos en nuestro peor enemigo, rechazando oportunidades que nos hacen ilusión, o negándonos a disfrutar de ciertos logros porque creemos que no nos los merecemos.

Es por esto que debemos estar atentos al diálogo que mantenemos con nosotros mismos.

Profundizando en este diálogo, nos gustaría destacar que es a través de él cómo nos comunicamos con nosotros mismos, nuestro estado, nuestras necesidades, etc… pero también es a través de este como interpretamos lo que nos ocurre, por tanto, si insistimos en hablarnos mal y destacar lo negativo, esta va a ser la imagen de la realidad que creamos en nuestra cabeza.

Lo que queremos que tengas en cuenta es que tú eres la persona con la que vas a estar toda la vida, y, por tanto, debes ser tu primera prioridad.

La cognición es el lugar donde vamos a vivir siempre y desde donde analizamos nuestra realidad, por lo que conviene hacer de esta un lugar agradable y pacífico para nosotros. Si tienes problemas desarrollando un diálogo interno positivo te proponemos lo siguiente:

  • El primer paso es detectarlo, intenta hacerte más consciente de cómo te diriges a ti mismo, la lectura que haces de tu realidad, y en qué aspectos eres más o menos negativo.
  • Una vez somos conscientes, vamos a tratar de comparar este diálogo con el que tenemos, con las personas a las que queremos: ¿Le hablarías así a una amiga? ¿O a tu hermano? Si la respuesta es no, recuerda que pasas incluso más tiempo contigo mismo que con estas personas y, por tanto, es clave que te hables como le hablarías a tu mejor amigo. 
  • Si te cuesta mucho comenzar por un diálogo positivo, intenta primero pasar de uno negativo a uno neutro, por ejemplo: si estás pensando en que quieres un ascenso y te viene el siguiente pensamiento “no me lo van a dar nunca porque soy un inútil”, y no te ves capaz de cambiarlo por “soy una persona valiosa y me lo merezco”, trata de empezar por “no puedo saber si me lo van a dar o no, pero si me lo dan lo haré lo mejor posible”.
  • Estas ideas valen para un momento concreto o para empezar a mejorar, pero si ves que este diálogo es parte de un problema mayor que afecta a tu autoestima o a cualquier faceta de tu vida y te está produciendo malestar, te recomendamos que consultes con un psicólogo para poder solucionarlo.

Es esencial entender que el síndrome del impostor es el nombre que se le da a un conjunto de síntomas que pueden aparecer por muchas razones (si tenemos baja autoestima, sufrimos de ansiedad social, estamos atravesando una depresión…) pero no es un trastorno ni una enfermedad en sí mismo, por tanto, no debemos tratar esta etiqueta como un diagnóstico que nos podamos aplicar a nosotros mismos, y lo más conveniente es acudir a un experto de la salud mental para conocer qué está manteniendo este comportamiento.

Este síndrome puede afectar a cualquiera, independientemente del género, la edad o de si somos profesionales de la salud mental o no, y de hecho la gran mayoría de las personas ha experimentado un pensamiento de este tipo alguna vez.

Por esto mismo nos gustaría recordar la importancia de la salud mental y de priorizar nuestro bien, estar por encima de la productividad o el concepto de “éxito” popular, que al final no nos aportan tanto a nivel personal como la tranquilidad y la felicidad.

Vivir en una situación de malestar constante no es sano y no nos va a permitir ser felices, por lo que en muchos casos lo más acertado es buscar un psicólogo que pueda darnos herramientas para manejar mejor nuestra realidad día a día.

Descubre qué es el Síndrome del Impostor, sus síntomas y cómo superarlo. Mejora tu autoestima y relación contigo mismo. ¡Contáctanos en Granada Psicólogos para obtener ayuda profesional!

Pide cita

    Laura Hernández Pulido

    Psicóloga Sanitaria Colegiada AO05973, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

    Cristóbal Rozúa Lucena

    Psicólogo Sanitario Colegiado AO03430, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, jurídica, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

958 22 24 22
958 22 24 22
×