Positividad Tóxica
Positividad Tóxica: Cómo Superarla
Terapia perinatal apoyo emocional durante el embarazo
Terapia perinatal: apoyo emocional durante el embarazo
Positividad Tóxica
Positividad Tóxica: Cómo Superarla
Terapia perinatal apoyo emocional durante el embarazo
Terapia perinatal: apoyo emocional durante el embarazo
Muéstramelo todo

Importancia de las normas en casa

Importancia de las normas en casa

«Ideas clave para establecer normas en el hogar»

Como muchas familias ya saben, mantener una convivencia agradable y sana para todos no es algo que ocurra de forma espontánea, de hecho, puede resultar muy complicado para los padres, imponer orden y conseguir que se realicen las tareas y se respeten las normas, sin tener que sacrificar la buena relación con sus hijos.

En este artículo descubriremos la importancia de poner normas en el hogar y cómo se relaciona esto con una buena relación padres-hijos, tanto con niños como con adolescentes, que siguen necesitando esta base que aportan los límites en el hogar.

Debemos comprender cuál es el papel de las normas o límites que se imponen en casa, y por qué son de vital importancia. Los límites que imponen los padres sirven como estructura en la que los niños se desarrollan y crecen, actúan como una red de seguridad que va señalando el camino correcto.

De esta manera, los niños cuyos padres imponen normas extremas, sin sentido o que coartan increíblemente la libertad, crecerán privados de ciertas experiencias y autonomía, lo cual muy probablemente supondrá problemas en el futuro desarrollo de estos pequeños.

En el caso de los niños cuyos padres no imponen límites, estos crecen sin indicaciones ni estructura, aprendiendo como pueden a través de sus propias experiencias, que en muchos casos no tienen por qué representar la realidad de la sociedad en la que se encontrarán más tarde (por ejemplo, un niño descubre que si llora consigue lo que quiere, y no aprende a esforzarse: una vez llegue a una edad más avanzada, le costará mucho conseguir objetivos y no entenderá por qué llorar y quejarse ya no da resultados).

De esta manera entendemos que la clave está en poner normas que sean flexibles y que resulten razonables, además de hacer partícipe a nuestro hijo de la toma de decisiones para que pueda dar su opinión, que se tendrá en cuenta junto con la de sus padres.

A la hora de poner normas nosotros te recomendamos varias ideas para que lo hagas de la forma más eficaz posible, respetando la convivencia familiar.

Aquí te presentamos cinco ideas clave para poner normas en casa:

1.- Sé claro al dictar la norma, y asegúrate de que todos la comprendan: por ejemplo, va a resultar más eficaz decir “recuerda volver antes de las 11:00 h” que “llega a tiempo” o “llega a tu hora”. Establece primero horarios y rutinas que actúen como base, ya que estos no solo facilitan la convivencia, sino que además proporcionan sensación de seguridad a tus hijos. Indica bien si esta norma deben seguirla todos en casa, como limpiar o recoger después de ensuciar algo, o si está dirigida a alguien en específico, como que los menores de 16 años deben llegar antes de las 10:00 h, y en caso de que sea así específica por qué has tomado esta decisión.

2.- Determina las consecuencias para quienes incumplan la norma y la gravedad de hacerlo.  Si vas a imponer un castigo, trata de que tenga sentido y sea correctivo, por ejemplo, si un niño no recoge sus juguetes será útil castigarlo haciendo que los recoja y que luego ayude a sus padres a recoger el resto de la casa, para que entienda que si todos ayudan es mucho más fácil y se termina antes, pero no será tan útil castigarlo sin ver la TV una semana, porque esta consecuencia no tiene nada que ver con la acción castigada y no enseña nada al niño.

3.- En caso de parejas con hijos o crianzas compartidas, es clave que ambos progenitores estén de acuerdo en las normas y las consecuencias cuando se rompen, para evitar confusión y frustración en el niño, tanto si los padres viven juntos como si no.

4.- Es importante tener en cuenta que pueden surgir conflictos y rabietas incluso si aplicamos las normas de la forma más adecuada posible, ya que a los niños les encantaría poder hacer siempre lo que quieren, pero esto no significa que sea lo más beneficioso para ellos, por tanto, trata de utilizar el diálogo, y en caso de tener que aplicar un castigo, recuerda que lo más adecuado es que resulte correctivo para la actitud que quieres mejorar y que debes aclarar qué actitud esperas a partir de ahora, ya que muchas veces los niños continúan con malas actitudes porque por mucho que sepan qué están haciendo algo mal, no saben hacerlo bien.

5.- Por otro lado, recuerda que las normas son también muy útiles para los adolescentes y para evitar que los cambios durante el crecimiento, especialmente cuando se llega a esta época de rebeldía, afecten a la convivencia familiar. Los adolescentes siguen necesitando una estructura sobre la que desarrollarse, y dialogar con ellos sobre cómo van cambiando las normas según crecen, va a abrir una puerta para una comunicación constante con tus hijos.

Al final, el objetivo es que todos se sientan cómodos en casa y que puedan comunicarse abiertamente sin miedo a las represalias, las malas palabras o los enfados.

Recuerda que es normal que en la adolescencia la familia pase a un segundo plano y todo el interés de los chicos y chicas se dirija a los amigos y los grupos sociales: aunque esto es normal, es el trabajo de los padres y madres recordar el valor de las buenas relaciones familiares y de mantener el respeto y la convivencia.

Sabemos que tanto la crianza de los hijos como poner límites pueden ser tareas difíciles y confusas, es algo que le ocurre a todos los padres al principio, pero si sientes que te faltan herramientas para llevarla a cabo de manera saludable o no consigues resultados y te gustaría que un profesional de la salud mental te guíe en este camino, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. «Aprende cómo establecer normas efectivas en casa para mejorar la convivencia familiar. Descubre consejos prácticos y ¡contáctanos en Granada Psicólogos!»

    Laura Hernández Pulido

    Psicóloga Sanitaria Colegiada AO05973, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

    Cristóbal Rozúa Lucena

    Psicólogo Sanitario Colegiado AO03430, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, jurídica, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

958 22 24 22
958 22 24 22
×