Familias desestructuradas Videos y materiales didácticos
Familias desestructuradas
Coaching
¿Qué es el Coaching?
Familias desestructuradas Videos y materiales didácticos
Familias desestructuradas
Coaching
¿Qué es el Coaching?
Muéstramelo todo

Problemas entre hermanastros

Problemas entre hermanastros Videos y materiales didácticos

Las relaciones entre hermanastros son a menudo complicadas, tanto para los padres como para los propios hijos, y pueden ser una gran fuente de problemas que pueden surgir por motivos muy diversos.

Al tratarse de familias que se unen de forma artificial, después de haber crecido a lo largo de los años en condiciones muy diferentes, pueden ocasionarse muchos roces y diferencias entre los miembros familiares.

A veces la causa de este tipo de problemas puede ser los celos. Los celos pueden ser evidentes entre hermanos y hermanastros, los hijastros y el padrastro o madrastra, e incluso entre el padrastro o madrastra y el padre biológico.

Los celos pueden producirse a veces por objetos tangibles como los dormitorios y juguetes, ya que la persona considera que su situación es menos afortunada que la de otro miembro de la familia.

Otro tipo de celos son los celos imaginarios, es decir, que no tienen una base real. Los niños suelen estar celosos de que ante la llegada de un nuevo hermano o hermana, su madre o padre ya no los quiera igual que antes.

Los celos a menudo suelen estar causados por una baja autoestima, ya que el niño se compara con el nuevo hermano/a, creyendo que es menos importante, menos querido o menos valorado.

En el caso de sospechar que el niño o niños de tu familia pueden estar celosos del nuevo o nuevos hermanos, lo primero que se debe hacer es reconocer los celos diciendo cosas como «Sé que debe ser difícil tener que compartir las cosas». Evita declaraciones como «no seas celoso» y «tendrás que aprender a compartir».

Es de gran importancia reconocer el enorme ajuste que esta situación puede suponer para el niño, así como las pérdidas que ha podido experimentar en el caso de que haya sucedido un divorcio.

En este caso es muy importante que los padres y padrastros hagan que el niño se sienta querido y seguro, interesándose por lo que el niño esté haciendo, dedicando tiempo a hacer vida en común con él y trabajando en la construcción de una relación individualizada con cada niño.

Imagina cómo se sentiría un niño al ver a su madre o a su padre con una nueva pareja.

Algunos niños responden bien y otros no. Esto se debe en gran parte a que el niño puede sentir la necesidad de competir con la nueva pareja y/o con sus hijos por el tiempo, el afecto y la atención de sus padres.

Si se detectan celos por parte del niño, es necesario entenderlo y normalizarlo, ya que es un sentimiento normal y entendible en este tipo de situaciones. Los celos no convierten a un niño en malo o travieso, sino que son normales.

Además, el padre o madre biológico debe asegurarse de que el niño tenga el tiempo, el afecto y la atención que necesita.

En algunos casos, es posible que los niños respondan mal porque no han sido informados adecuadamente sobre lo que está pasando.

Es importante que la situación se le comunique de manera clara mediante el diálogo, por ejemplo, sentándose con él para hablarle de la nueva relación, diciéndole lo feliz que esta persona le hace, hablándole de los hijos que tiene esta pareja, etc.

Asimismo, cuando se desee que el niño conozca a la nueva pareja, así como a sus hijos, lo recomendable es hacerlo de manera gradual, creando situaciones en las que la nueva pareja y sus hijos vayan poco a poco integrándose en la familia, de manera que el niño se vaya acostumbrando y no sea un cambio radical. 

Otro factor a tener en cuenta, ya que puede tener influencia sobre esta situación, es el orden de nacimiento del niño o la posición de edad con respecto al nuevo hermanastro/a. En el caso de ser más de un hijo, el orden de nacimiento suele influir en algunas características de personalidad. Esto puede verse reflejado en las relaciones entre hermanastros, de manera que:

  • El hijo mayor suele desarrollar un sentido de responsabilidad. Al tener cierta experiencia con la crianza de sus hermanos menores, es más probable que sea cariñoso, crítico, independiente e incluso mandón. 
  • El hijo mediano puede tener la percepción de que son «segundones» y tratados injustamente… Es más probable que sean más seguidores que líderes, que no tengan confianza en sí mismos, que sean callados y tímidos… También pueden ser altamente competitivos.
  • Al hijo pequeño se le da más libertad y por lo tanto desarrolla un sentido de aventura y creatividad… Suelen ser juguetones y amistosos, pero a veces irresponsables y dependientes de los demás.
  • El hijo único está más a menudo cerca de adultos que de niños y por lo tanto tiende a ser autosuficiente, independiente y egoísta. Por lo general, son personas de alto rendimiento.

Por último, es muy importante no subestimar el tiempo de calidad que se pasa con los hijos, ya que una de las claves para tener una buena relación con ellos es pasar tiempo a su lado, tanto de manera individual como todos en familia.

En muchas ocasiones, esto puede ser complicado debido a la falta de tiempo causada por trabajar y estar ocupados, pero cuando se dan situaciones de tensión y problemas familiares, es necesario tomarse un tiempo y dedicarle a los hijos todos los ratos y esfuerzos posibles.

En el caso de los hermanastros, es recomendable realizar actividades amenas en familia en las que se puedan divertir juntos. Algunos ejemplos de actividades de este tipo serían excursiones, jugar a juegos de mesa y cartas, así como a videojuegos, salir a dar paseos o al parque, salir a comer o cenar, etc. 

En Psicólogos Granada te ayudamos con los problemas entre hermanastros. Pide cita.

    Laura Hernández Pulido

    Psicóloga Sanitaria Colegiada AO05973, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

    Cristóbal Rozúa Lucena

    Psicólogo Sanitario Colegiado AO03430, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, jurídica, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

958 22 24 22
958 22 24 22
×