Alcanzar mis metas, conseguir mis sueños
Alcanzar mis metas, conseguir mis sueños
síndrome del nido vacío
Síndrome del nido vacío
Alcanzar mis metas, conseguir mis sueños
Alcanzar mis metas, conseguir mis sueños
síndrome del nido vacío
Síndrome del nido vacío
Muéstramelo todo

Gestión del tiempo

terapia breve psicologos granada

Gestión del tiempo

La gestión o administración del tiempo es la capacidad que tenemos de organizar el tiempo del que disponemos en un horario concreto, de manera que nos permita realizar diferentes actividades y nos permita aumentar dentro de lo posible nuestra productividad y/o eficacia.

Esta capacidad para organizarnos se vuelve especialmente necesaria cuando nos encontramos en un entorno laboral o familiar exigente.

Muchas veces logramos meter en nuestro día todas las actividades que necesitamos hacer para que nuestra vida funcione, pero en ocasiones falta tiempo para otras que si bien no son obligatorias, son las más beneficiosas para nuestra salud, por ejemplo: muchas veces somos capaces de terminar todas nuestras tareas del trabajo, mantener limpia y recogida la casa y cuidar de nuestros niños o personas dependientes, pero no encontramos espacio para hacer ejercicio, darnos un descanso o practicar nuestros hobbies.

Es por esto que la capacidad de organizar el tiempo se vuelve crucial, ya que nuestro estilo de vida es cada vez más exigente.

Aunque es verdad que en gran parte de las ocasiones necesitamos más que organización para sacar adelante todas nuestras obligaciones y necesidades, nosotros te proponemos algunas ideas para facilitarte la gestión de tu tiempo y aliviar así tu estrés. Te recomendamos que pruebes las siguientes estrategias y las implantes en tu rutina si notas que funcionan:

  • LLeva una agenda y calendario: ver de forma clara las fechas de entrega y las citas que tenemos puede ayudarnos a organizar nuestras tareas en función de prioridades, así como evitar que nos olvidemos de algo importante. Por otro lado la agenda nos ayuda a mantenernos organizados y evita que perdamos días por no saber qué hacer o por dónde empezar.
  • Establecer tareas que debemos hacer durante el día, esta debe contar con objetivos claros, cuantificables y factibles. La idea es crear una lista en la que podemos añadir el nivel de dificultad y tiempo que ocupan las tareas. De esta manera establecemos un número de actividades para el día y podemos ir premiándonos cada vez que  conseguimos completar una. Te recomendamos que seas flexible respecto a tu horario y que no seas demasiado duro si un día no consigues completar todos tus objetivos, recuerda que la meta es vivir con menos estrés.
  • Ordenar dicha lista de tareas por prioridades y marcar cuáles es necesario terminar hoy y cuáles se podrían aplazar en caso de ser necesario, así evitas que la carga de trabajo te imposibilite entregar cualquier proyecto en el plazo establecido o faltar a una cita importante.
  • Céntrate en la tarea que estás realizando. Sabemos que cuando hay mucho que hacer, nuestra cabeza tiende a estar llena de ideas y a intentar pensar en todo a la vez, pero la mejor forma de avanzar rápido y de forma eficaz es estar presente en la tarea que estamos realizando y prestarle toda nuestra atención.
  • Reducir las distracciones y mantener nuestro entorno limpio y ordenado. Te recomendamos que dejes el teléfono fuera del alcance de la vista, evites poner música que te interrumpa (para algunas personas la música clásica o las melodías tranquilas pueden aumentar la concentración) y que reduzcas el número de objetos que tienes alrededor. Limpia de forma regular y ordena cada vez que termines de trabajar, para evitar que se te vaya acumulando el desorden hasta que te veas superado.
  • Evita procrastinar en lo posible, esto significa dejar para después las tareas que no nos gustan, no nos apetece hacer o creemos que nos va a suponer un esfuerzo enorme. Intenta terminar estas lo antes posible y recompensarte por ello con un premio o descanso. 
  • Por último, trata de desconectar mientras descansas. Muchas veces no descansamos como es debido porque no podemos desconectar de nuestro trabajo u obligaciones, pero piensa que si no dejas eso a un lado, la falta de descanso afectará al día siguiente a esa tarea en la que estás pensando.

Entendemos que estos hábitos son difíciles, y que muchas veces hay problemas derivados del estrés, o bien externos a él que lo empeoran, que nos complican el manejo de nuestro tiempo y descanso. En caso de que los problemas empiecen a afectar a tu vida o crearte malestar, recuerda que siempre puedes acudir a un psicólogo que te ayude a volver a encontrarte bien. 

Por otro lado, queremos mencionarte hábitos que pueden ser perjudiciales para tu gestión del tiempo, y que debes evitar para poder sacar el máximo partido a tu día. Puedes intentar liberarte de alguno de los siguientes hábitos:

  • Intentar hacer demasiadas cosas a la vez: esta es la forma más fácil de ser ineficaz, y el fallo que más cometemos, y es que cuantas más cosas tengamos en la cabeza, menos nos concentramos en lo que estamos haciendo y por tanto, más tiempo nos vemos obligados a dedicarlo. Es importante practicar la habilidad para estar presentes (esto se puede hacer a través de la meditación o el mindfulness) y mantener un diálogo con nosotros mismos en el que nos recordemos que ahora estamos con esta tarea, y ya luego nos preocuparemos por la siguiente.
  • Decir “Sí” a todos, lo cual acaba con una montaña de tareas que no tendríamos porqué tener, y que no nos ayudan de ninguna manera a conseguir nuestras metas. Para esto te recomendamos trabajar tu asertividad y tu capacidad para decir “No”.
  • Carecer de metas personales, esto nos llevará a tener objetivos poco claros y baja motivación para alcanzarlos. Te recomendamos que reflexiones sobre cuáles son tus metas, y que parte de todo lo que estás haciendo es imprescindible para llegar a estas.
  • Ser inflexible y castigarte en exceso cuando algo sale mal o no consigues cierto nivel de productividad. Somos humanos y no máquinas, y es por esto que a veces cometemos errores. 
  • Negarte a delegar. Este error es muy común y podría salvarnos en muchas ocasiones de las presiones a las que nos vemos sometidos. No solo podemos delegar a compañeros o ayudantes en el trabajo, sino que además podemos  apoyarnos en nuestra familia y amigos y dejar que nos echen una mano en casa si no vivimos solos.

Recuerda que si tu estilo de vida te supera o los niveles de estrés que experimentas te impiden ser feliz, siempre puedes contactar con un psicólogo para que te ayude a mejorar. En Granada Psicólogos, estaremos encantados de ayudarte.

    Laura Hernández Pulido

    Psicóloga Sanitaria Colegiada AO05973, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

    Cristóbal Rozúa Lucena

    Psicólogo Sanitario Colegiado AO03430, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, jurídica, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

958 22 24 22
958 22 24 22
×