Habilidades de comunicación
Habilidades de comunicación
terapia breve psicologos granada
Gestión del tiempo
Habilidades de comunicación
Habilidades de comunicación
terapia breve psicologos granada
Gestión del tiempo
Muéstramelo todo

Alcanzar mis metas, conseguir mis sueños

Alcanzar mis metas, conseguir mis sueños

Todos tenemos metas y sueños que deseamos alcanzar, y que nos motivan a movernos e intentar mejorar.

De hecho, tener objetivos es tan natural y sano, que uno de los principales síntomas de la depresión es la pérdida de ilusión y motivación por alcanzar dichas metas, por tanto, vemos esencial enseñarte cómo puedes mejorar el proceso de plantearte, trabajar y conseguir dichas metas para poder mantenerte motivado y llegar a donde te propones. 

Debes tener en cuenta que uno de los principales pilares de este camino hacia tus objetivos es la motivación, y esta puede ser de dos tipos: intrínseca o extrínseca.

La motivación extrínseca es la que se da por presiones, deseos u opiniones externas, como por ejemplo cuando estudiamos la carrera de medicina porque es lo que nuestros padres consideran más adecuado, o cuando nos mantenemos en forma acudiendo al gimnasio, porque es lo que hacen nuestros amigos.

Ninguna de estas dos metas es mala en sí, pero el problema es que deseamos obtenerlas para contentar a nuestro entorno, en vez de dedicar nuestro tiempo y esfuerzo a nuestra propia felicidad. Por otro lado, la motivación intrínseca es la contraria, las ganas que tenemos nosotros de obtener ciertos objetivos, como por ejemplo cuando leemos por nuestra cuenta para aprender más de un tema que nos interesa.

Ambos tipos de motivación son válidos y nos llevan a conseguir metas que realmente deseamos, así como la falta de ambos puede afectarnos negativamente, pero en este caso vamos a centrarnos en desarrollar la intrínseca, ya que es la que depende de nosotros y, por tanto, la que podamos controlar (con algo de esfuerzo por nuestra parte).

Una vez encuentres tu motivación para alcanzar tus metas, nosotros te recomendamos una serie de pasos para asegurarte de que aprovechas al máximo tus posibilidades y no pierdes energía ni recursos en vano durante este proceso:

  • Lo primero es definir tu objetivo: te recomendamos que sea uno asequible, dentro de tus posibilidades, pero que resulte desafiante y te obligue a salir de tu zona de confort. Es  clave establecer un buen nivel de dificultad, ya que si la meta es demasiado sencilla, perderemos el interés en ella y no sentiremos satisfacción al lograrla. Por otro lado, si nuestra meta es demasiado complicada y no responde a nuestras capacidades, nos frustramos por el camino y perderemos la motivación, ya que no tenemos las habilidades necesarias para alcanzarla.
  • Haz una lista de los beneficios de conseguir este objetivo, de esta manera, durante los días duros siempre puedes volver a esta lista en la que verás de forma muy gráfica cuáles van a ser las consecuencias positivas de alcanzar esta meta, y por qué comenzaste a trabajar en un principio. Además, puedes ayudarte con frases que te motiven y que despierten tu ambición añadiéndolas a la lista, o colocándolas por tu espacio de trabajo. 
  • Visualiza los resultados. Durante cortos períodos de tiempo, visualiza cómo sería conseguir tu objetivo, con todo el detalle posible. Intenta definir cómo te sientes, qué ves, qué haces, etc. en esa situación ideal. Recuerda que este ejercicio es eficaz en períodos cortos de tiempo, pero no debemos perdernos en nuestros sueños y dejar de poner el trabajo necesario. 
  • Comparte tu meta con tus amigos, familiares… exprésate y deja que te apoyen tus seres queridos. Sabemos que en muchas ocasiones es difícil abrirse con los demás respecto a temas privados e importantes, pero dejarnos ayudar es clave para conseguir nuestras metas: no se trata de hacerlo todo solos, sino de aprovechar todos nuestros recursos. Además, si eres líder de algún equipo o tienes gente a tu cargo en tu trabajo, y tu meta está relacionada con dicho equipo, coméntaselo a tus compañeros para que la motivación sea común y todos tengan el objetivo en mente.
  • Prémiate cuando consigas pequeños logros. Una forma útil de no desmotivarse es dividir un gran objetivo en varios medianos, y esos en varios pequeños. Proponte premios para cada objetivo pequeño, otros mejores para los medianos, y uno grande para cuando lo consigas (este podría ser unas vacaciones, por ejemplo).
  • Date descansos cuando lo necesites y respeta las rutinas sanas que tienes, incluso si no están relacionadas con el objetivo, como tus horarios de sueño, hacer deporte, tener tiempo de ocio, etc.
  • Sé paciente, ningún objetivo valioso se consigue de la noche a la mañana, y eso es algo que debemos tener en cuenta. También habrá épocas en las que progresemos más rápido y otras en las que nos sintamos atascados, todo es parte del proceso natural de crecer, y tener paciencia e ir analizando cómo mejorar son las claves para acabar consiguiendo lo que nos proponemos.
  • Lleva a cabo al menos una acción diaria que te acerque a tu objetivo. De esta manera, no pasarán varios días en los que no hagas nada y no terminarás por abandonar el objetivo. La idea es que los días que no puedas o no quieras dedicarte a conseguir esa meta, al menos saques algo de tiempo para ella para no perder el hábito que estás creando.
  • Competencia sana: la competencia que se genera entre compañeros de campo de estudio, amigos o deportistas es una gran manera de motivarse, pero recuerda que debes tener unos límites claros para evitar que esta competición se convierta en envidia o en perder de vista el objetivo real. 
  • Prepárate para los obstáculos en el camino: en cualquier proceso de cambio y crecimiento aparecen obstáculos en el camino que nos dificultan y nos desmotivan, pero si sabemos con antelación que vamos a encontrarnos con ellos, esto nos permite mantenernos motivados a través de ejercicios como el diario de seguimiento que mencionamos anteriormente.

Estas son nuestras recomendaciones, por último recuerda que las personas somos seres complejos con muchas facetas y es importante cuidar de todas.

No abandones cuestiones importantes en tu vida como tu salud o tu círculo más cercano para conseguir otro objetivo, todo es compatible si te organizas bien.

Recuerda que si quieres Alcanzar tus metas y conseguir tus sueños en Granada Psicólogos, estaremos encantados de ayudarte.

    Laura Hernández Pulido

    Psicóloga Sanitaria Colegiada AO05973, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

    Cristóbal Rozúa Lucena

    Psicólogo Sanitario Colegiado AO03430, más de 25 años de experiencia en psicología sanitaria, jurídica, formación en psicología y colaboraciones en medios de comunicación en la promoción de la salud mental.

958 22 24 22
958 22 24 22
×