¿Son todas las dificultades escolares problemas?
18 octubre, 2020
aislamiento social
Aislamiento social
25 octubre, 2020

Tics en niños y adolescentes

TICS EN  NIÑOS Y ADOLESCENTES

Psicólogos Granada le ofrece apoyo para los tics de sus hijos.

Los tics o movimientos involuntarios son un problema habitual en la infancia. Estos movimientos se manifiestan de manera involuntaria, brusca y breve de manera repetitiva.

Sin embargo estos movimientos  pueden producir en su entorno entre amigos un gran malestar o rechazo, sobre todo teniendo  en cuenta que suelen aparecer a partir de los 6 años.

No debemos confundir el tic con algunos movimientos que se adoptan como mala costumbre.

Mientras que ciertos movimientos o gestos familiares son un aprendizaje a través de la observación de su entorno, los tics suelen encontrarse en personas con ansiedad y suelen ser un acto que permite liberar la ansiedad acumulada de los eventos que le rodean.

En muchas ocasiones las personas de su entorno se dan cuenta de que la frecuencia con la que aparece el tic varía en el tiempo.

De esta manera, cuando la persona se encuentra más tranquila o distraída por algún tipo de tarea que requiere de su atención sostenida ( ver una película, estar jugando…) la frecuencia puede disminuir o incluso desaparecer.

Existen dos grandes grupos en los que se clasifican los tics: los motores frente a los vocales y los simples frente a los complejos.

En los tics motores son aquellos producidos por un grupo de músculos mientras que en los tics vocales se emiten algún tipo de sonido ( llegando a producirse gritos o pequeños chillidos).

Cuando nos encontramos ante un tic simple, sin un sentido concreto, podemos encontrar que se contrae un músculo o un grupo de músculos como cuando se guiña un ojo, se contrae el cuello, o se emite un carraspeo o gruñido.

Sin embargo, podemos encontrar también tics complejos en los que se lleva a cabo algún tipo de acción dirigida (lanzar algo, arañar el objeto que se tiene en la mano, pisar o patalear o cuando son vocales podemos encontrar ecolalias, emitir palabras malsonantes o palabrotas…).

Cuando los tics encuentran complicaciones se empiezan a generalizar y darse en varios lugares, la persona empieza a necesitar adquirir nuevos tics para liberar tensión o hacerlos con mayor intensidad o frecuencia.

Por ello y por su fácil confusión con otros trastornos como el trastorno obsesivo compulsivo o problemas neurológicos o motores es imprescindible realizar un diagnóstico a través de los profesionales adecuados.

El tratamiento psicológico de los tics se basa en:

  1. Toma de conciencia de cuándo se producen los tics.
  2. Psicoeducación a los padres y madres para el manejo de la comunicación sobre el tic con su hijo/a
  3. Analizar los costes y beneficios de la conducte del tic.
  4. La sustitución del tic por movimientos incompatibles aumentando su variedad.
  5. Ayudar en el manejo de la ansiedad.
  6. Aumentar sus habilidades sociales para el manejo de conflictos.

Todo esto, que puede parecerle complejo a priori es más fácil contando con la ayuda de los profesionales de Psicólogos Granada.

958 22 24 22
958 22 24 22
Share via
Copy link
Powered by Social Snap