Problemas en relaciones sexuales: deseo sexual y aversión al sexo.

Problemas de comunicación, falta de comunicación
15 diciembre, 2017
Mediación familiar
29 diciembre, 2017

Problemas en relaciones sexuales: deseo sexual y aversión al sexo.

Problemas en relaciones sexuales: deseo sexual y aversión al sexo.Pareja terapia sexual

¿Qué es el deseo sexual? 

El deseo sexual es el producto de una interacción entre diferentes procesos de tipo cognitivos, fisiológicos, neurofisiológicos y bioquímicos. Se podría decir que la excitación es la consecuencia en términos físicos del deseo sexual, o sea normalmente el deseo sexual conlleva excitación (los signos de esta última son por ejemplo la lubricación vaginal y la erección).


Falta de deseo sexual

La dificultad para establecer una definición exacta implica que no haya datos precisos sobre la incidencia y prevalencia de los problemas de deseo. Sin embargo parece que la falta de deseo es un problema más frecuente en las mujeres.

Si suponemos que el deseo se produce por la presencia de una energía excedente en el organismo, una de las posibles clasificaciones divide:

  • Deseo sexual hipoactivo: la carencia de deseo es debida a causas físicas (enfermedades, hambre, desnutrición) que extinguen la energía excedente.
  • Deseo sexual inhibido: hay un nivel normal de energía excedente y un funcionamiento fisiológico normal pero las causas psíquicas o sociales reprimen la expresión del deseo.

Para las personas con este problema es frecuente formular excusas para evitar una relación sexual con la pareja. Por ejemplo no se acuestan al mismo tiempo que su pareja poniendo excusas. Normalmente experimentan un sentimiento de culpa o se sienten inadecuados o anormales. Puede ser un trastorno de toda la vida (primario) o adquirido (secundario), generalizado (con todas la parejas) o situacional (con una pareja específica).

Es importante decir que no todos los estados hipoactivos del deseo son considerados un trastorno sexual. Cada persona es diferente y la interconexión entre los componentes fisiológicos y psicológicos influyen en la manifestación del deseo sexual.

La medida para establecer si el bajo deseo o la falta de deseo se puedan llamar trastornos es el nivel de malestar de la persona, si por ejemplo vive la situación como carencia o síntoma nocivo que le provoca conflicto y angustia; o si el hecho de tener una baja o nula frecuencia de deseo no le inquieta.


Aversión sexual

Una forma extrema de trastorno sexual concerniente a la fase del deseo es la aversión sexual. Esta se caracteriza por el rechazo intenso, persistente y recurrente de todas las formas de contacto sexual: no solamente con el contacto genital, sino con cualquier otro tipo de caricia que se interprete como anticipación del coito.

Estas personas experimentan ansiedad, miedo o disgusto en relación con las situaciones sexuales. En la forma máxima de aversión sexual la persona puede encontrar el sexo repugnante y desagradable generando una respuesta fóbica. Todo esto provoca malestar y suele dificultar las relaciones interpersonales, especialmente las de pareja.

Puede ser un trastorno de toda la vida (primario) o adquirido (secundario), generalizado (con todas las parejas) o situacional (con una pareja específica).

Unas de las causas posibles es un trauma sexual, un ambiente familiar muy represivo o primeras experiencias de coitos dolorosos (ver dispareunia) donde permanece el recuerdo del dolor.

En Psicólogos Granada ofrecemos ayuda especializada para mejorar tu relación sexual y de pareja, pida cita.

 

Suscríbete a nuestro boletín si quieres recibir más artículos como este.


Si estás leyendo este artículo, también te puede interesar:

– ¿Si una pareja va mal no es mejor acabar la relación?,  ¿la terapia de pareja funciona de verdad?

– ¿Qué es la terapia de pareja?, ¿por qué se producen los problemas de pareja?

– Mi pareja es extremadamente celosa, ¿qué puedo hacer?

958 22 24 22