Trastornos del aprendizaje.

Trastornos del aprendizaje.children-306607_960_720

Los trastornos específicos del aprendizaje (TEA) son un grupo de discapacidades en las que hay dificultades significativas en la adquisición y uso de la lectura, la escritura y el cálculo. Entre los más comunes incluimos dislexia, disgrafía, discalculia y disortografía.

La característica principal de esta categoría es precisamente la “especificidad”, es decir, el trastorno afecta a un dominio específico de las habilidades esenciales para el aprendizaje (lectura, escritura o cálculo) dejando intacto el funcionamiento intelectual general. Esto significa que para tener un diagnóstico de dislexia, el niño no debe tener déficit intelectual, sensorial o neurológico y tampoco problemas ambientales o psicológicos.

El diagnóstico se realiza según los resultados de las pruebas específicas para verificar: el estado de aprendizaje de las habilidades instrumentales, el funcionamiento cognitivo, neuropsicológico y emocional.

Los trastornos específicos del aprendizaje (TEA) se encuentran entre los más diagnosticados entre los niños. En muchos colegios hay casi 2 niños por clase con una discapacidad específica del aprendizaje. La relevancia del tema no sólo se debe a su alta prevalencia, sino también a las consecuencias que estos trastornos determinan a nivel individual, que como consecuencia produce una reducción del nivel de formación y la posterior reducción de la realización del potencial social y laboral.

Numerosos estudios sugieren que los trastornos de aprendizaje específicos ocurren frecuentemente asociados con trastornos emocionales y del comportamiento. Los diagnóstico más frecuentemente encontrados son los de hiperactividad con déficit de atención, trastorno de la conducta, trastorno depresivo y trastornos de ansiedad.

A partir del último año de la guardería infantil es posible encontrar una limitación en la adquisición de habilidades específicas que pueden ser índice de riesgo importantes:

  • Dificultades en la nomenclatura de las palabras;
  • Identificación incorrecta de los sonidos al principio y al final de las palabras;
  • Dificultades en el lenguaje;
  • Dificultades en la motricidad fina (por ejemplo dificultades en la manipulación de objetos pequeños, dificultad para usar tijeras, cepillos, etc);
  • Dificultades en la coordinación visual-motora (por ejemplo dificultad en el dibujo espontáneo y en la copia, el puzzle, etc).

La entrada en el colegio es generalmente crucial para la identificación de los niños que pueden desarrollar este tipo de trastorno. Amenudo son los maestros y los padres los que informan de estas dificultades.

Los TEA tienen un impacto considerable tanto a nivel individual como a nivel social. Estos niños presentan un gran sufrimiento psicológico relacionado con sus deficiencias; sus experiencias pueden tener consecuencias significativas sobre su autoestima y su motivación para aprender.



Trastorno de la lectura.

La dislexia es una dificultad específica de aprendizaje caracterizada por la dificultad en la lectura exacta y/o fluida. El niño, al principio de la trayectoria escolar, muestra dificultad para reconocer las letras, fijar la correspondencia entre signos y sonidos y automatizar este proceso de conversión. Esta dificultad tiene un impacto en el aprendizaje escolar y en las actividades de la vida diaria que requieren la lectura de textos escritos.



girl-1345800_960_720Trastorno de la expresión escrita.

La disortografía es un trastorno específico que se refiere al componente constructivo de la escritura, consiste en la dificultad de escribir correctamente desde un punto de vista ortográfico. El niño disortografico tiene dificultad para la aplicación de las reglas, para la conversión del sonido de la palabra escrita y por tanto para reconocer los sonidos que componen la palabra, para identificar las regularidades o irregularidades de la ortografía y para encontrar el orden correcto en el que se realizan estos elementos.

La disgrafía se refiere al componente ejecutivo y gráfico-motor (escritura difícil de leer). Se refiere a la dificultad de escribir de una manera fluida, rápida y eficaz. El niño disgráfico puede tener un mal uso del bolígrafo, poca capacidad para utilizar el espacio de la hoja, dificultad en la producción de formas geométricas y en copia de imágenes.


 

Trastorno del cálculo.

La discalculia es la dificultad para comprender y trabajar con números y automatizar algunas tareas numéricas y de cálculo. El niño con discalculia puede tener dificultades en:

  • La cognición numérica (mecanismos de cuantificación, seriación, comparación, comprender el valor posicional de los números, asociar el numero a la cantidad , realizar cálculos mentales);
  • Procedimientos de ejecución (lectura, escritura, puesta en columna de números);
  • Cálculo (recuperar los resultados de las tablas de multiplicar, recuperación de datos numéricos y algoritmo de cálculo escrito).

En Psicólogos Granada ofrecemos ayuda especializada para los diferentes trastornos del aprendizaje, pida cita.

Suscríbete a nuestro boletín si quieres recibir más artículos como este.